Abril  25, 2021

La Intrigante Historia de Jack el Destripador

Desentrañando la historia de este asesino perfecto.
Episode cover: La Intrigante Historia de Jack el Destripador

00:00:00 - Asesinos Selectos Es un podcast para mayores de edad, algunas personas pueden encontrar el contenido del programa ofensivo, ya que cuenta con un lenguaje explícito por la misma naturaleza de los asesinatos. Se recomienda la discreción del radio escucha especialmente para menores de edad.

00:00:48 - Bienvenidos al noveno episodio de asesino selecto. En este episodio narraré la intrigante historia de Jack el Destripador. Bienvenidos.

00:01:04 - Domingo 30 de septiembre de 1888. Catherine Edwans fue encontrada muerta en una calle de la vieja Londres, Inglaterra. La mujer humilde de 46 años y madre de 3 hijos llevaba un tatuaje con las iniciales T.C. de su primer gran amor, Thomas Conway. A las 8 de la noche del 29 de septiembre fue detenida por estarebria y llevando a cabo movimientos lascivos en vía pública rodeada por hombres. La arrestaron para cuidarla y esperaba que estuviera sobria, alrededor de la una de la mañana del 30 de septiembre fue liberada. 45 minutos después el policía

00:01:52 - Edward Watkins le encontró tirada en el suelo mutilada en un gran charco de sangre con su ropa levantada por encima de la cintura. El asesino le cortó la garganta, le abrió el pecho y el del abdomen, le extirpó el riñón del lado izquierdo y le sacó el útero.

00:02:16 - Cerca del lugar donde murió Caterín se halló una prenda de ella con manchas de sangre junto a un letrero escrito con giz cuyo mensaje culpaba de los asesinatos atribuidos allá que el destripador a una persona de la comunidad judía, uno de los oficiales que llegó a lugar decidió borrar el escrito para evitar un brote de violencia, con lo que se perdió una pista o prueba potencial para ayudar en la investigación del asesino en serie.

00:02:47 - Caterine fue la cuarta víctima a manos del destripador. En fechas más recientes cobró importancia en la investigación para determinar la identidad de Jack.

00:02:59 - En el 2007 el escritor Russell Edwards logró que el doctor Yari Longelaine, un especialista en genética, obtuviera información del ADN de una prenda de tipo dental o quizá un charl de Catherine Edwards, el cual se encontró con manchas de sangre cerca de la escena del crimen, de esa ropa que nadie lavó, Longelyne obtuvo material genético de dos personas distintas, lo que hizo suponer que una muestra pertenecía a la víctima y otra al asesino. Después buscó a familiares vivos de los sospechosos señalados en el siglo XIX. Longelyne dio con Matilda, pariente británica de la hermana de Aron Kominsky, uno de tantos hombres señalados.

00:03:54 - Ella colaboró y tras un primer análisis, el ADN hallado en la prenda coincidió en 99% con el de Matilda y en una segunda prueba coincidió al 100%. Así este científico se atrevió a firmar que Jack el Destripador y Aaron Kominsky eran la misma persona.

00:04:20 - ¿Por qué Aaron estaba en la lista de sospechosos? ¿Qué pasó con Aaron?

00:04:28 - En el libro de Rosell Edwards, identificando a Jack el Destripador, se apunta a que de acuerdo con los registros del hospital psiquiátrico al que ingresó Kominsky en 1891, el hombre de origen polaco padecía esquizofrenia, paranoia, alucinaciones y se masturbaba en exceso.

00:04:50 - Kosminski tenía 23 años cuando se cometieron los cinco asesinatos, trabajaba como peluquero.

00:04:58 - Una persona aseguró haberlo visto en una de las escenas del crimen. Esto, más las herramientas que manejaba en su oficio, hicieron que fuera visto con reselo, sin embargo nunca hubo una prueba en su contra. Podemos decir con certeza que él era ya que el destripador? No. Para muchos investigadores y fanáticos de la historia es un caso sin resolver. Por ejemplo, la doctora de origen español, Amaya Garostiza, opinó en 2014 después de leer el libro de Russell Edwards que los análisis del Dr. Long Helene presentaron errores de nomenclatura y probabilidades, por lo que ella no los aceptó como válidos. Así, revisemos el expediente del asesino serial por excelencia, el icono de los crímenes en serie, el principal postulante para asegurar que los crímenes perfectos sí existen, tengamos precaución porque vamos a entrar al infierno de Jack.

00:06:15 - En el año 1888, Whitechapel al este de Londres era uno de los barrios más pobres, de hecho lo consideraban el peor lugar para vivir, trabajar o simplemente caminar. Sus calles estaban casi entinieblas durante la noche debido a que las lámparas de gas del vecindario apenas servían como una lúgubre decoración, el olor callejero que producía la combinación de mierda que dejaba el ganado y los desechos humanos que circulaban por un pésimo sistema de drenaje llegando hasta la vía pública. Vivir en Whitechapel era una muerte lenta, como visitar un piso del averno, poblado por mujeres y hombres, cuyo pecado principal fue haber sido pobres. Se calcula que alrededor de 1.200 prostitutas buscaban sobrevivir en este barrio, cobrando apenas lo suficiente para comer, mujeres a quienes no les quedó de otra más que vender sus cuerpos, exponiéndose a todo tipo de abusos e incluso arriesgándose a morir. No era raro que una prostituta fuera asesinada, lo extraño era que alguien le diera importancia. No sorprendía que una meritriz terminara sin vida, tampoco que varias de ellas fueran ultimadas con la saña que solo un monstruo podría ejercer.

00:07:48 - Viernes 31 de agosto de 1888. Eran las 3.40 de la mañana cuando el carretero Charles

00:08:03 - Cross se dirigía hacia su trabajo y notó un bulto en la calle, como una lona que pensó recoger, pero al acercarse se dio cuenta de que era una mujer tirada, muerta o al menos borracha. Tras él llegó Robert Pau, otro carretero, y ambos quedaron sorprendidos sin saber qué hacer o cómo ayudar. Charles tocó el rostro de la mujer, que estaba costada con las piernas abiertas y con la falda hasta la cintura. Charles dijo que se sentía tibia.

00:08:39 - Robert le tocó el pecho y pensó que respiraba levemente. Discutieron sobre si movían el cuerpo, pero temerosos de lo que implicaran o de lo que se retrasaran para acudir a su trabajo, solo le bajaron la falda hasta las rodillas y acordaron avisar al primer policía que viera. Poco tiempo después llegó a la escena del crimen, el policía dio un mail quien pidió ayuda, pero nada se podía hacer. El cuerpo de la mujer estaba tibio y se calculó que no tenía ni dos horas de haber sido atacada y las heridas realizadas en el cuello a punto de decapitarla fueron la causa de la muerte de Mary Ann Nichols.

00:09:26 - Mary Ann tenía 43 años cuando fue asesinada, era madre de cinco hijos los cuales vivían con su padre debido a que se separaron. En parte por el alcoholismo de la mujer, ella empezó a trabajar como prostituta por el año de 1882 para poder comer y a veces trabajaba como sirvienta, pero su adicción a la bebida siempre le causó problemas, incluso la llevó ser acusado de robo. El sábado, 8 de septiembre de 1888, a las 5.30 de la mañana, Elisa Betlong pasó por una calle donde vio a una mujer con un hombre, platicaban. Él hacía una propuesta para estar juntos. Ella aceptó, 30 minutos más tarde, otro vecino de la zona encontró el cuerpo mutilado de Annie Chapman de 45 años, ella tuvo tres hijos, pero la mayor murió de meningitis en 1882 y eso la llevó a una profunda depresión que trataba de aliviar con alcohol, se divorció y tuvo varias parejas, sin embargo, para mantenerse económicamente hacía trabajos de costura y vendía flores artificiales, actividades que combinaba con la prostitución. Tenía dos clientes recurrentes, Ted Stanley y otro llamado Harry, pero ninguno de los dos fue señalado como el culpable del homicidio de Annie. Asesinato con características similares al de Mary Ann Nichols, es decir, presentaba dos cortes en la garganta fue apuñalada en el vientre y le arrancaron el útero. Entre este asesinato y el siguiente, el criminal envió una carta a la agencia central de noticias de Londres con la fecha del martes 25 de septiembre de 1888. Parte del texto, escrito con tinta roja, decía, querido jefe, desde hace días oigo que la policía me ha capturado, pero en realidad todavía no me han encontrado. No soporto a cierto tipo de mujeres y no dejaré de estriparlas hasta que haya terminado con ellas.

00:11:54 - El último es un magnífico trabajo, a la dama en cuestión no le dio tiempo de gritar, me gusta lo que hago y estoy ansioso de empezar de nuevo, pronto tendrá noticias mías y de mi gracioso jueguito, atentamente ya que el destripador.

00:12:15 - Esta carta fue remitida dos días después a Scott Langer.

30 de septiembre de 1888. Elizabeth Stry, fue vista por varias personas en compañía de un hombre. La pareja mantenía rumacos subidos de tono, pero nada como para ser detenidos por el policía,

00:12:44 - William Smith, quien los observaba. Elizabeth había bebido desde la tarde del día anterior pues tenía problemas con el alcohol desde 1884 cuando murió su ex-exposo. Ella nació en

00:12:59 - Suecia, donde estaba registrada como prostituta y varias veces fue admitida en distintos hospitales para tratarse de enfermedades venereas. En Londres combinaba el oficio con el empleo de recamarera, pero cada vez que le pagaban salía a un bar y después se enredaba con algunos hombres, así como sucedió la madrugada del 30 de septiembre, a la una de la mañana fue descubierto su cadáver con un profundo corte en el lado izquierdo del cuello. Al hacer el recuento de los asesinatos de Jack, el de Elizabeth Stride fue puesto en duda pues se pensaba que había sido otra persona y no el destripador porque no presentaba otras lesiones en el abdomen, sin embargo otros piensan que

00:13:49 - Elisabeth Stride no fue apuñalada y desmembrada porque el asesino fue interrumpido o sintió que iba a ser descubierto. Menos de una hora después de la muerte de Elisabeth Stride fue encontrada muerta la cuarta víctima de Jack, Catherine Edwards, cuyas heridas mortales fueron descritas al inicio de este capítulo. Algunos analistas sugieren que el destripador

00:14:15 - Mató a Caterín para saciar su sed de sangre al no poder descuartizar con su sello a Elizabeth

00:14:22 - Stryde.

00:14:23 - El lunes, 1 de octubre de 1888, de nuevo llegó a una carta, mejor dicho, un apostal a la Agencia

00:14:33 - Central de Noticias de Londres, es conocida como la Apostal Sausillac, entre otras cosas, el firmante escribió.

00:14:42 - Mañana tendrá noticias sobre el trabajo de Saus y Jack, esta vez un doble evento.

00:14:51 - La primera de ellas lloró un poco y no terminé, no tuve tiempo para quitarle las orejas para la policía, atentamente Jack el destripador. Es importante señalar que el texto coincidió con el doble asesinato del 30 de septiembre de Elizabeth Stride a quien solo le cortó el cuello y de

00:15:13 - Catherine Edwards a quien lesionó una de sus orejas con el tiempo se anuló la postal como una prueba porque la fecha de la misma era de un día después de los crímenes y alguien pudo haber filtrado la información del doble homicidio a quien escribió hubo una tercera carta enviada el lunes 15 de octubre de 1888 esta misiva fue identificada como desde el infierno porque así iniciaba el texto que se leía así desde el infierno señor losk le envió la mitad del riñón que tomé de una mujer preservado para ustedes la otra pieza la freí y comí fue muy agradable, quizás les envíe un cuchillo ensangrentado, atrápenme cuando puedan. De este envío hay que resaltar que efectivamente a Catherine Edwards le arrancaron el riñón, pero los especialistas de la época argumentaron que el órgano enviado con la carta pudo haber sido de alguien más, pues entonces no había posibilidades de estar seguros si era la víctima.

00:16:26 - Viernes 9 de noviembre de 1888 eran las 10.45 de la mañana, cuando tocó a la puerta del número 13 de la calle Miller's Court. Allí habitaba Marie Jane Kelly, una mujer irlandesa, quien se convirtió en prostituta a los 19 años. En el mismo tiempo, en el que su marido falleció,

00:16:50 - En 1886 se mudó a Londres donde empezó a vivir en pareja con un tipo de nombre

00:16:57 - Joseph Barnard quien la dejó cuando se enteró que había regresado a ejercer la prostitución.

00:17:03 - Mary Jane, al igual que las otras víctimas del destripador, vivía en exceso y en general arrastraba la vida con ganas de que alguien la salvara. Después de llamar varias veces a

00:17:16 - A la puerta de la habitación de Mary Jane, Thomas Bower, quien fue enviado a cobrarle la renta atrasada, se asomó por la ventana y descubrió que Mary Jane Kelly había sido destrozada. Su asesino la cortó desde la garganta hasta la espalda baja. Le arrancó todos los órganos abdominales y la despojo del corazón.

00:17:52 - Hasta aquí la lista oficial de las cinco víctimas atribuidas a Jaquet de estripador.

00:17:58 - Las canónicas, no obstante, la policía, los medios de comunicación y los habitantes de Whitechapel sospecharon que estuvo involucrado en al menos 11 asesinatos, siendo las otras seis víctimas, Emma Smith, Marta Tabram, estas dos, antes de Mary and Nichols, además de

00:18:20 - Rose Mylet, Alice Mackenzie, Frances Coles y finalmente otra mujer a la que no lograron identificar. Estas cuatro, después de Mari, Jane Kelly, pero los que defendieron que solo mató a cinco, argumentaron que las otras fueron asesinadas por personas que se aprovecharon del terror causado por Jack o individuos que intentaban copiar su modus operandi.

00:18:49 - ¿Quiénes fueron los sospechosos? ¿Quiénes pudieron ser Jack? ¿Ademas de Aron, Comisky?

00:19:01 - ¿De quien hablamos al iniciar el recuento sangriento del destripador? ¿Huvo más? ¿Huvo varios? ¿Muchos más. Algunos de ellos fueron John Pizer, Leather Apron, alias delantal de Cuero. Era un hombre que amenazaba prostitutas con un cuchillo que ponía en sus torzos y les decía que si no le daban dinero les arrancaría las costillas. Pizer fue detenido el lunes 10 de septiembre de 1888 y aunque los asesinatos continuaron a lo largo de un mes, el hombre del delantal del cuero fue interrogado por las muertes de Jack. Montage Don Druid fue abogado en una familia llena de reconocidos médicos y esa circunstancia fue una de las razones por la que sospecharon de él, Jack tenía acceso a herramientas quirúrgicas y a posibles conocimientos para hacer cortes en el cuerpo humano.

00:20:09 - Además, su muerte por suicidio coincidió con el último asesinato atribuido a Jack.

00:20:17 - Michael Ostrog, un médico de origen ruso con problemas de personalidad, hay que explicar que durante la investigación los agentes policiacos decidieron buscar en manicomios algún paciente que pudiera coincidir con los rasgos que imaginaban de Jack, pero Michael nunca tuvo antecedentes de violencia y sobre todo, en el periodo de los asesinatos, él estuvo recluido en un manicomio en Francia. George Chapman, de origen polaco, cuyo nombre real era Severin Klołowski, catalogado como asesino serial por matar a sus tres esposas,

00:20:57 - Con 23 años llegó a Whitechapel con sus conocimientos rudimentarios de medicina y empezó a trabajar como un asistente de peluquero con una de sus mujeres en migros estados unidos y su cambio de residencia coincidió con el cese de los asesinatos de Jack.

00:21:14 - Por eso cuando regresó a Londres y comenzó a matar a sus parejas al ser detenido lo colocaron como una posibilidad de haber sido el descuartizador.

se calcula que hubo más de 100 sospechosos de ser ya que el destripador, las primitivas técnicas de investigación criminalística, el morbo enriquecido por los medios de comunicación y el interés mal sano de la gente contribuyeron a que las pesquisas se fueran por todos lados y hacia muchas personas.

00:21:45 - Otro sospechoso fue el médico de la familia real británica, el doctor William Gould,

00:21:52 - La razón respondería que el nieto de la reina Victoria, Alberto Víctor, gustaba de enredarse con mujeres plebellas del este londinense, pero la preocupación mayor era el rumor de que Alberto se había casado en secreto con Annie Elizabeth Crook, una dependienta de Whitechapel y no solo eso, se decía que estaba embarazado. Al parecer, la familia real envió un manicomio a la joven y a la niña que nació fue dada en adopción a una de las amigas de Annie Krug, nada más y nada menos que a Mary Jane Kelly, la quinta y última víctima de Jack. Si esto hubiera sido verdadero, ¿por qué matarían a Mary Jane Kelly bajo esa teoría? Ella habría querido extorsionar a la realeza, entonces la mandaron a matar al igual que la gente cercana a ella que supiera del tema, es decir, a las otras cuatro prostitutas.

00:22:55 - Una hipótesis más apuntó a que Frasci Stumbleti, una irlandés que se había hecho pasar por médico, llegó a vivir al este de Londres procedente de Estados Unidos y desapareció después del asesinato de la última mujer.

aparentemente escribió una carta en 1913 cuyo texto fue analizado por una grafóloga contratada por Scott Lanyard y la especialista encontró varios rasgos que se parecían mucho a la caligrafía del autor de las cartas de Jack. Atumbleti también lo caracterizaba cierto odio hacia las mujeres, pero nunca se pudo establecer que fuera el destripador. Así han pasado décadas, más de un siglo y la identidad ya que el destripador se desconoce. Todo queda en teorías y sospechas, incluso no son poco los que argumentan que Jack no existió, al menos no como asesino serial, que tal vez después del primer homicidio, algunos quisieron copiarlo luego de ver el revuelto que causó entre la prensa, es decir, asesinos sedientos de fama, impulsados por periódicos con hambre de ventas.

00:24:11 - Lo cierto es que ya que el destripador vive en la cabeza de todos nosotros, está escondido entre nuestros recuerdos y cuando creemos que ya se fue, nos asalta de nuevo con una nueva teoría para asegurar su lugar como el maestro de todos los condenados al infierno.

00:24:31 - La policía metropolitana de Londres, mejor conocida con el nombre de Scotland Yard, es una de las instituciones policíacas más afamadas del mundo, gracias a la literatura y al cine. Su apodo deriva de su primer sede, ubicada en Whitehall Place 4 y que contaba con una puerta trasera que daba la calle Greek Scotland Yard cerca de la embajada de los reyes escoceses, su gran ética está sustentada en personajes como Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle o el detective, el culepoirot de Agatha Christie, aunque dejaron ir a Jack.

00:25:14 - Así concluyamos la historia de este asesino perfecto al cual las autoridades jamás pudieron encontrar, y hasta la fecha sigue siendo un incógnita y un misterio que resolver.

00:25:47 - Esta fue una narración más realizada por Alejandro Maya para asesinos electos de libro monstruos de la vida real de Sergio Sepúlveda.